Recuerdo – Orietta Lozano

 

Nada en la eternidad, un aro errante,
nada en el tiempo, círculo, simulacro y vértigo,
nada en la muerte, arterias de agua y vacío.
Se arranca de raíz la flor del olvido
y un lamento grita en mitad de la bruma,
un halcón vuela en la pradera azul,
frente al muro inmutable del recuerdo
y el aire irisado arranca un sórdido canto. 

No se venera, no viene al caso, no se profana,
no se limita, no se encierra, no se libera,
vuelve una y otra vez para girar de nuevo,
no se cae, no se levanta, no se suspende,
balbucea, tartamudea, vocifera,
su nube oscura restalla en el oscuro firmamento
y un pequeño aullido sale de la nada
y de la nada, tan rápido, tan lentamente,
el aullido blanco transita el túnel negro,
donde un lagarto palpita sobre el corazón
de un cordero desollado,
los ojos no se cierran, no se abren, no palpitan,
no se asombran. 

Solamente el quejido gélido, la zarza ardiente,
la sombra que reclama el árbol,
la ceniza que se riega,
el abismo que se hunde
la raíz que se resiste.
De tanto en tanto en el ojo de la piedra,
se mira frente a frente la nostalgia,
no recuerda, no olvida, no retiene,
solo estrecha el río que ha cruzado.

 

# XXIV:  Orietta Lozano

orietta-lozano--entrevista-(26)-copia

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s