Teherán – Verónica Aranda

 

Llovía sobre Teherán. Atravesaba

una calle frondosa de castaños.

Aquella primavera pensaba en la existencia:

una serie de escalas transitorias

en ciudades que nunca poseí,

al igual que Teherán. La lluvia intensa

caía sobre barrios elegantes

cuyas casas hacían pensar en un silencio

hecho de reclusiones. La mujer

que esperaba en un banco de aquel parque

frente a las embajadas

el fin de alguna tregua o al esposo

que trajera el olor a tierra húmeda

o a mayo en los salones con fruteros

y alfombras de colores apagados.

Diluviaba en Teherán, la lejanía

de montañas nevadas

me llevaba hacia ti, bajo el cobijo

de ramas de morera proyectando

la franja de la huida en el ardor

de besos por la espalda,

de repentinas infidelidades

en alcobas minúsculas. Teherán

bajo el anonimato de la lluvia

y calles de castaños que llevaban

a un leve exilio de nosotros mismos.

 

 

#LXVI:  Verónica Aranda

R108

Anuncios

Un comentario en “Teherán – Verónica Aranda

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s